Comenzar una carrera profesional supone enfrentarse retos que nos obligan a tomar muchas decisiones. Debemos elegir si vamos a trabajar en una empresa grande o en una pyme y puede que tengamos que prepararnos para cambiar de ciudad. El estudio World’s Most Attractive Employers 2018, en el que Universum ha encuestado a casi 230.000 estudiantes universitarios, ha servido para conocer cuáles son actualmente las principales motivaciones que tienen los alumnos de Grado o Máster a la hora de adentrarse en el mercado profesional. ¿Cómo elegir el primer empleo? Las motivaciones son, por este orden, las siguientes:

  1. Un buen equilibrio entre la vida profesional y la vida personal.
  2. Estabilidad profesional.
  3. La expectativa de convertirse en líderes dentro de una organización.
  4. Desarrollar una carrera internacional.
  5. Desempeñar su labor en una compañía con gran espíritu emprendedor y de innovación.
  6. Estar dedicado a una causa o sentir que se desempeña su labor en la empresa para un bien mayor.
  7. Contar con independencia y autonomía a la hora de desarrollar su misión en la compañía.
  8. La posibilidad de convertirse en un experto en su área.

Otros expertos y estudios señalan distintos factores determinantes en la elección del primer empleo, como pueden ser el sector al que pertenece la empresa o las condiciones profesionales. Pero, a la hora de buscar estas motivaciones en un puesto de trabajo u en otro, no hay que olvidarse de un elemento principal: el tamaño de la compañía. 

Ninguna compañía, hablando de su dimensión, es mejor o peor que otra. Pero sí presentan una serie de características diferentes y, por lo tanto, pueden responder a las motivaciones que un recién titulado espera conseguir.

Características frecuentes en las pequeñas y medianas empresas

Las pequeñas y medianas empresas destacan por sus equipos de pequeño tamaño. Dos o tres personas son las encargadas de un área de negocio determinada. Al ser plantillas reducidas, es muy habitual encontrar profesionales multitarea, que desempeñan con autonomía su labor (también con mayor responsabilidad sobre el trabajo realizado).

El tamaño de los departamentos también afecta al ambiente profesional, la sensación de proximidad entre compañeros y con los jefes hace que las relaciones transversales en el seno de la compañía sucedan a menudo. Comenzar tu carrera profesional en una pyme te ofrece muchas posibilidades para destacar en tu primer empleo.

En cuanto al ritmo de trabajo, el desarrollo de las distintas estrategias es ágil, ya que hay menos personas encargadas de revisar todo el proceso y su implantación en el modelo de negocio.

Qué puede esperar un recién titulado de las grandes empresas

Una gran empresa cuenta con una selección numerosa de recursos a disposición de los empleados. Desde medios de alto componente tecnológico hasta programas de formación continua, que ayudan al crecimiento profesional de sus trabajadores.

Además, hay altas perspectivas de estabilidad profesional y posibilidad de hacer networking, es decir, ampliar o crear una red de contactos. Especial mención a las grandes oportunidades de desarrollo profesional en el seno de la organización, incluso con movilidad global en el caso de las multinacionales.

Trabajar en una empresa de gran tamaño también hace más atractivo el currículum de la persona, sobre todo en el sector correspondiente. Y esto se debe a que las funciones de cada empleado están muy definidas, por lo que los profesionales adquieren desde el principio una alta cualificación y excelencia técnica.

Las siete preguntas que tienes que hacerte antes de elegir

Conocidas las diferencias entre unas y otras, no existe una fórmula matemática para decantarse por las grandes empresas o las pymes a la hora de dar el primer paso de la carrera profesional. No obstante, hay expertos que han logrado alguna aproximación. Como el Director General en España de Hays, Christopher Dottie, que señala que la elección de una organización grande o pequeña debería tomarse tras contestar básicamente a las siguientes cuestiones:

  1. ¿Qué recursos disponibles tiene la empresa para ti?
  2. ¿Qué grado de responsabilidad o autonomía tendrás?
  3. ¿Cuáles son las opciones para la movilidad global?
  4. ¿Cómo te ves dentro de la empresa para la que te postulas en el futuro?
  5. ¿Cuáles son las perspectivas de promoción profesional?

Las compañías de distinto tamaño apuntan desde Hays, “benefician a distintas personas de diferentes maneras. Depende de la personalidad, de las ambiciones y de la etapa de la carrera profesional en la que se encuentren los candidatos”.

 

Fuentes: Infoempleo, Hays, y Oficina Empleo.