Hace miles de años, el ser humano dejó de ser nómada, viajero de un lugar a otro, a ser sedentario, establecerse en un sitio y formar así una historia, una cultura, en un mismo lugar. Pero el espíritu de conocer nuevos horizontes no ha perdido su chispa dentro de nosotros, y se ha manifestado también en el entorno profesional, en las llamadas empresas multiculturales.

La economía es global, y el mundo, globalizado. Lo que hace unas décadas era un viaje de varios días, se ha acortado hasta poder dar la vuelta al mundo en 67 horas (menos que los 80 días de Julio Verne, ¿verdad?). Ahora la bolsa de Nueva York repercute en decisiones en Japón. Un batir de alas en India sí puede generar un tornado en Francia. Aprovechar este momento donde todo está conectado es una labor de las empresas, pero también de ti como profesional.

Multiculturalidad y empresa multicultural

La multiculturalidad es la coexistencia de varias culturas en un mismo espacio físico, geográfico o social. Puede ser índole religioso, lingüístico, racial, de género… todo aquello que se considere dentro del espectro cultural. Un paso más allá iría la transculturalidad. En ciertos lugares no solo coexisten personas de diferentes culturas: cada individuo se ha nutrido de un poco de cada cultura coexistente.

Una empresa multicultural es un equipo de trabajo que cuenta con personas de diferentes orígenes étnicos, de creencia, valores, opiniones… Esto genera sinergias que pueden alcanzar grandes resultados, pues la voz de compañeros de una cultura similar puede ser experta, pero no hay nada mejor que contar con un enfoque y un punto de vista totalmente opuesto.

Las grandes empresas multinacionales, además, son capaces de generar equipos transculturales, pues pueden fomentar la promoción interna internacional. Esto enriquece tu propia cultura, siempre y cuando estés dispuesto a dar el salto. Pero, además, los propios empleados que se embarcan en la internacionalización dentro de sus compañías disfrutan de otra serie de ventajas.

Los idiomas y las personas

Trabajar con equipos internacionales aporta a los profesionales, de cara a los captadores de talento, un valor añadido esencial, pues las habilidades lingüísticas han adquirido una condición imprescindible dentro de las organizaciones, especialmente en las multinacionales. Podrás optar a puestos de mayor responsabilidad.

Otro de los grandes alicientes de una experiencia laboral en el extranjero es la adquisición o ampliación de la red de contactos tanto a nivel nacional como internacional.

Capacidad de comunicación y adaptación

Lo que haces es igual de importante que cómo lo transmites dentro y fuera de tu organización. Las habilidades comunicativas se refuerzan, según expertos, durante los periodos de internacionalización de un profesional.

Adaptarse es una de las ventajas que más pueden ayudar a una persona en su proyección profesional futura: desplazarse a un país extranjero siempre supone el desarrollo de capacidades individuales de búsqueda y supervivencia. Y aprender a adaptarte a un nuevo entorno es una de las softs skills(enlace interno a contenido relacionado) más valoradas por los reclutadores.

Más conocimiento, mejor rendimiento.

Yaser Ahrazem Kadiri, consultor tecnológico y manager de Talentforjobs.com identifica, entre otros, dos beneficios que tiene para los profesionales sumarse a alguno de los proyectos internacionales de su organización:

  • El enorme legado de conocimientos y experiencias que adquieren los profesionales aprendiendo unos de otros.
  • Un claro incremento del rendimiento, que va en paralelo con las políticas de igualdad e inclusión que aplican las organizaciones, alentando a los empleados de los equipos multiculturales a “tener más confianza en su capacidad y dar lo mejor de sí”. En definitiva, aumentar tu autoestima y tu productividad.

Desarrollo personal, profesional y creativo

Es innegable que desempeñarse profesionalmente en un entorno multicultural es extremadamente enriquecedor a nivel personal, vital y además sirve para autorrealizarnos. Empezar a adoptar la filosofía transcultural también nos ayuda a fomentar nuestra creatividad(enlace interno a contenido relacionado), pensar fuera de la caja y ver los problemas desde otras perspectivas.

¿Te faltan razones para postularte a un proyecto internacional de tu compañía?
¿A qué esperas para dar un salto profesional que marcará la diferencia? La transculturalidad es la sinergia del futuro para grandes empresas y grandes profesionales.

Fuentes: El Economista; Cinco Días; EADA y Randstad 

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a diseñar un planeta mejor. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.

Puede que esto también te interese...