En este artículo os hablaremos de las dinámicas de grupo, pero antes queremos explicarte la gran importancia que tiene conocer estas mecánicas, muchas veces olvidadas y queremos hacerlo respondiendo a esta pregunta: ¿ser el mejor es solo ser ‘el mejor’?

No. Hoy en día, no basta ser el mejor en tu campo para ser ‘el mejor’. El mundo laboral es un ámbito cada vez más competitivo, con multitud de profesionales cualificados, motivados y con ganas de destacar profesionalmente por encima de los demás. Por ello, cada vez son más las empresas que buscan en sus empleados no solo las mejores aptitudes profesionales, sino también las mejores actitudes dentro del ámbito laboral. Y no hay nada mejor para esto que, además de la entrevista personal, incluir dinámicas de grupo en los procesos de selección. Una costumbre cada vez más imaginativa y necesaria, que debes conocer si te presentas como candidato.

Aprender, comprender, evolucionar

Paralelamente, las empresas son más conscientes de la importancia del trabajo en equipo, del aumento que se produce en la productividad al fomentar el buen ambiente laboral y de lo primordial de contar entre sus empleados con auténticos líderes capaces de mejorar la capacidad de trabajo de sus compañeros.

Como profesionales, la aspiración natural de cualquiera puede resumirse en estas tres palabras: aprender, comprender y evolucionar. Es inherente al ser humano querer avanzar, ya sea consiguiendo un mejor puesto, mejores condiciones salariales o un importante salto laboral.

Y por ello, lo que esta transformación empresarial significa para quienes se encuentran en este proceso de evolución es la necesidad de desarrollar, además de todas las competencias profesionales ligadas a su ámbito, otras como el trabajo en equipo, la capacidad de liderazgo o el talento a la hora de innovar.

La solución: dinámicas de grupo

Todas estas cualidades están representadas dentro de algo tan sencillo como son las dinámicas de grupo. Estas actividades, además de ofrecer frescor al ambiente laboral, permiten trabajar la comunicación, el trabajo en equipo o el temperamento bajo situaciones de estrés, además de establecer los diferentes roles (liderazgo, facilitador, conseguidor…) latentes en el grupo.

Os contamos algunas de las dinámicas de grupo (divertidas, competitivas, originales) más seguidas por las grandes empresas en todo el mundo. Y recuerda que, si ofreces realizar estas actividades a tu equipo, estarás jugando una baza muy positiva en lo que a comunicación, iniciativa y creatividad se refiere.

Algunos ejemplos de dinámicas de grupo

Caso práctico, efectos reales

Una de las pruebas clásicas pero que sigue dominando las dinámicas de grupo. La resolución de un caso práctico se relaciona directamente con aptitudes laborales como la empatía, la creatividad, el análisis, el liderazgo o la capacidad resolutiva.

Una dinámica de grupo de cuantas personas sean necesarias según los roles del problema. Un tiempo determinado. Lápiz, papel, plastilina, acuarelas (el material necesario, el límite es la imaginación). El equipo se enfrentará a la situación, dejando ver ciertas características de sus miembros: el director de orquesta, el solitario, el creativo, el ayudante… ¿corresponde tu rol con el que has demostrado en la dinámica de grupo?

Al final, es una forma de aplicar los conocimientos profesionales que marcan nuestra rutina en un problema fuera de la caja. Otro caso muy interesante es aquel en el que nos ponemos en el lugar de todos los personajes: uno es la empresa, otro el cliente, otro el distribuidor… Así se conocen nuevos puntos de vista a problemas que no parecían tener solución.  

Construyendo un puente.

El objetivo de esta dinámica de grupoes analizar los roles que cada uno asume en la consecución del objetivo y analizar los posibles conflictos grupales que surjan. Para llevar a cabo esta dinámica de grupo se divide en dos equipos. Cada uno de ellos deberá construir la mitad de un puente. Los equipos podrán hablar entre ellos pero en ningún caso verse, y tendrán exactamente los mismos materiales para realizar el cometido.

Transcurrido el tiempo dado, ambos deben poner en común el trabajo realizado. Si el puente está bien construido, ¿qué obstáculos detectaron durante su construcción y como los solventaron? Si por el contrario no consiguen el objetivo cabe la pregunta ¿por qué creen que no pudieron cumplir con el objetivo?

En los dos casos es interesante que reflexionen sobre cómo pudieron comunicarse correctamente solo utilizando lenguaje verbal. Por último, ¿cómo se dio la dinámica en cada grupo? ¿cómo se asignaron los roles? ¿existía un líder o más de uno?

Sentados en el restaurante.

En este caso el objetivo de la dinámica de grupo, además de analizar los roles asumidos por cada participante, es el de observar si dichos roles varían o se estancan.

Para ello, se divide el grupo en equipos de 5-6 personas. A cada equipo se le entregará un acertijo cuya respuesta deberá ser consensuada y ser respaldada, al menos de manera parcial, por cada integrante. De esta sencilla manera, todos los grupos comenzarán un intenso debate en el que emergerán líderes, opositores y todos ellos deben ponerse en común.

Al entregar la respuesta las reflexiones deben recorrer las preguntas ¿cómo se llegó al consenso? ¿cómo fueron convencidos los miembros del grupo que no estaban de acuerdo? ¿se sintieron presionados? ¿cómo fue el proceso de cada equipo? ¿se sintieron presionados con el tiempo?

Dibujo a ciegas, otro ejemplo de dinámica de grupo

En esta dinámica de grupo se analiza la manera de comunicarse, guiar y dar opiniones que tienen los diferentes miembros de un equipo. Así, es posible establecer un canal de comunicación efectivo.

Lo primero que se hace en esta dinámica es dividir en dos grupos a los participantes. Cada grupo tendrá una cartulina con la estructura de una casa dibujada. Los participantes deberán, con los ojos cerrados, completar los detalles de la casa hasta hacerla lo más completa posible. Para ello, el resto del grupo deberá guiar al compañero para que pueda pintar sin ver.

Tras el tiempo dado, los equipos pondrán en común los dibujos, evaluando si han alcanzado el objetivo. En este momento se plantearán las cuestiones, ¿qué obstáculos detectaron? ¿cómo los resolvieron? ¿hubo cambios de estrategias? ¿cómo ayudó la colaboración de los integrantes?

Y recuerda…

Hay miles de técnicas para evaluarte dentro de una dinámica de grupo. Aquí te hemos contado algunas comunes, pero las empresas grandes suelen tener métodos propios. Solo tienes que seguir una máxima: intenta destacar por tus puntos fuertes, tus mejores aptitudes y tus habilidades profesionales. Así seguro que llamarás la atención de forma positiva.

Un último consejo: las dinámicas de grupo están para pasarlo bien y para crecer profesionalmente. Respeta las opiniones, consejos y metodologías ajenas. ¡De todo se aprende!

Fuentes: El País, Bizneo, Dinámicas grupales

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a diseñar un planeta mejor. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.

Puede que esto también te interese...