Recientemente, tres alumnos de Ingeniería de la Universidad de Almería (UAL) han saltado a los medios de comunicación por haber logrado dos premios en la Feria de las Ideas 2019 de la propia UAL gracias a su invento, las Liberty Delta. Son unas gafas con sensores y tecnología GPS diseñadas para ayudar a las personas invidentes o con visibilidad reducida. El sistema ya ha captado la atención de algunas empresas interesadas en fabricarlas y comercializarlas.

El caso de Antonio Daniel Guerrero, Aidas Dackus y Alejandro Pino es un claro ejemplo de que llevar a cabo un proyecto propio es una forma infalible de convertirse en un imán para las empresas una vez terminada la etapa universitaria. Aprovechar tu paso por la universidad, sacando todo el partido a sus recursos o desarrollando un proyecto propio con su respaldo, es un factor clave para conseguir el éxito profesional.

¿Qué habilidades desarrollas al crear un proyecto propio?

Cuando se diseña un proyecto propio cuando nos encontramos en la universidad, no se trata solo de la rentabilidad económica del producto ideado por los alumnos. Los captadores de talento apuestan por perfiles profesionales con una serie de habilidades que se desarrollan y se ponen en práctica durante la ejecución de un proyecto propio.

Estas habilidades, que son un poderoso imán para conseguir el primer empleo, son las siguientes:

  1. Creatividad
  2. Iniciativa propia
  3. Capacidad de trabajo en equipo
  4. Liderazgo y gestión de equipos
  5. Orientación al cliente
  6. Capacidad de anticiparse.
  7. Valor para asumir retos.

No importa tu especialidad

Aunque el ejemplo de los tres estudiantes de la UAL tiene un fuerte componente tecnológico, no importa cuál sea tu especialidad para lanzarte a realizar tu propio proyecto. También puedes reforzar tu currículum vitae desde cualquier carrera y con otro tipo de proyectos, como la prestación de determinados servicios a través de internet o la investigación sobre una materia o problemática concreta. Todo suma en términos de creatividad e iniciativa de cara a los responsables de Recursos Humanos.

Premios proyectos fin de carrera

Un buen modo de generar un proyecto propio que tenga efectos prácticos y te haga interesante para las empresas es aprovechar la obligatoriedad que impone el Espacio Europeo de Educación a los alumnos de Grado o Máster: realizar un proyecto de fin de carrera para obtener el título. Los trabajos de fin de grado son una oportunidad perfecta para desarrollar un proyecto con el que conseguir destacar en tu primer empleo y diferenciarte de cara a entrar en el mercado laboral.

En algunas universidades, se aprovecha este requisito para motivar a los alumnos, cultivar la cultura del mérito y la excelencia y sacar lo mejor de ellos mismos a través de premios a los mejores proyectos de fin de carrera.

Estos últimos suelen ser muy habituales en las escuelas de Ingeniería. Así, grupos de alumnos compiten entre sí y, a la vez, desarrollan esas habilidades tan demandadas en la actualidad en el mercado laboral y, además, tienen el aliciente del premio.

Otra forma de sacar adelante tu propio proyecto es recurrir a concursos de ideas promovidos por empresas que colaboran habitualmente con la universidad y que suelen aportar fondos y medios para su realización.

En definitiva, apostar por un proyecto propio puede catapultar tu marca personal y profesional permitiéndote desarrollar habilidades que te diferenciarán claramente de los demás, lo cual es muy valioso en un entorno cada vez más cambiante y de mayor competencia en el mundo empresarial.

Fuentes: Universidad de Almería, Universia y Estudiar y Emprender Ingeniería

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a diseñar un planeta mejor. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.

Puede que esto también te interese...