En el mundo empresarial es generalmente aceptada la opinión de que una fuerte red de contactos es fundamental para el éxito profesional. Para aquellas personas que están en situación de desempleo, suele ser la primera fuente de oportunidades laborales. Para el talento ocupado, en cambio, es un buen modo de conocer propuestas interesantes que lleven a plantearse a medio o largo plazo un cambio que suponga un salto en su carrera profesional, sin que haya una búsqueda activa por su parte.

Un mercado laboral “oculto”

La importancia de contar con una red de contactos para encontrar trabajo viene reforzada, además, con datos. En España, tres de cada cuatro ofertas no se publicitan ni se ponen en manos de empresas especializadas en la selección de personal. Según un reciente estudio sobre mercado laboral de Lee Hecht Harrison para Adecco, las organizaciones cubren esas vacantes por su cuenta, utilizando con frecuencia las referencias de personas de confianza. Este mercado laboral “oculto” se genera en mayor medida cuando se trata de puestos de alta cualificación o de gran especialización y fundamentalmente en posiciones de dirección o de alta dirección, niveles en los que hasta el 85% de las ofertas no son visibles.

Pese a todo lo anterior, conviene no malinterpretar el objetivo de la práctica de construir esa red de contactos, conocida como networking. No se trata de lograr conocer a alguien con poder dentro de una compañía para que “nos contrate” sin pasar por un proceso de selección, sino de profundizar en un determinado sector y estar al corriente de las novedades que a un profesional le puedan resultar útiles para el desarrollo de su carrera profesional. Además hay que entender el networking como una buena herramienta para alcanzar la excelencia profesional en un determinado puesto cuando no se busca cambiar de empresa.

Cómo hacer una buena red de contactos

Cómo hacer networking con éxito

Forjar una sólida red de contactos profesionales requiere una estrategia que consta de varias fases, en las que habrá que tener en cuenta los contextos offline y online en los que se realice la labor de networking.

1. La estrategia offline

La asistencia a eventos profesionales -jornadas, ferias, presentaciones, conferencias- relacionados con el propio sector es fundamental para conocer a otros profesionales susceptibles de enriquecer la red de contactos. Para tener éxito en tu estrategia de networking, es conveniente que el interesado maximice su visibilidad y la de su organización, amén de seguir estos consejos de expertos en relaciones laborales:

  1. Tarjetas de visita: en plena era de las tecnologías y de las redes sociales siguen siendo muy útiles para hacer autopresentaciones en los momentos que los organizadores del evento hayan planificado para el networking. Conviene que estas tarjetas tengan la calidad y el diseño adecuados, acordes con la propia marca personal que se haya construido previamente y que también es clave en esta estrategia para crear y consolidar la red de contactos.
  2. Elevator pitch: llevar preparada una breve presentación que resuma el perfil y objetivos profesionales es una buena táctica para entablar conversación con un potencial contacto que permita obtener alguna respuesta a futuro.
  3. Cuidar la imagen: porque también forma parte de la propia marca personal.
  4. No todo son negocios o trabajo: en las conversaciones que se entablen con otras personas que acudan a los eventos conviene hablar de otros temas.
  5. ¿Y después del evento?: lo ideal es escribir un correo electrónico a las personas más interesantes para incluirlas en la red de contactos. En pocas palabras, se trata de agradecer el momento compartido y de ponerse a disposición de ellas. Asimismo, conviene buscar a esos contactos en redes sociales y hacer las correspondientes solicitudes de amistad. A partir de entonces, hay que hacer lo posible para mantener un contacto periódico, nunca intensivo y siempre en función de la respuesta del contacto.

2. La estrategia online

El peso de las redes sociales, fundamentalmente las de tipo profesional, es innegable en una estrategia de networking. Pero no hay que utilizarlas sin ton ni son. Tal y como apunta Dorie Clark, una prestigiosa experta en marketing, autora del libro Entrepreneurial You, “debes ser específico sobre el perfil de personas que quieres incluir en tu red de contactos”. Y añade que LinkedIn, se puede usar para acelerar ese proceso.

Sea LinkedIn o cualquiera de las redes sociales orientadas a las relaciones profesionales, la labor de networking implica hacer un buen uso de estas. Estas son las claves:

  1. El perfil en redes debe estar lo más completo posible: cuanta más información profesional tengan sobre ti tus contactos, más posibilidades hay de alcanzar el objetivo perseguido con la red de contactos.
  2. Invierte tiempo y esfuerzo: cultivar múltiples cadenas de conexiones en las redes sociales profesionales aumenta las probabilidades de éxito.
  3. Comparte contenido atractivo: en lugar de llegar con ellos hasta los contactos, lo más inteligente es atraerlos, con material interesante para esa audiencia objetivo.
  4. Utiliza las redes sociales para ser un referente en tu actual organización.

Fuentes: Recotalent, Hays, RRHHDigital, Infoempleo, y Harvard Business Review

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a diseñar un planeta mejor. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.