Si has conseguido desconectar en julio y agosto, y recargar pilas, es el momento de pensar en tu futuro. Plantearte unas prácticas en empresa puede ser un comienzo.

Primer paso: compaginar tus estudios con tus prácticas en empresa

Antes de lanzarnos a la búsqueda de empleo, es importante asumir una planificación, y para ello, hay que tener en cuenta una serie de particularidades: el tipo de estudios que realices, el turno que te hayan asignado, el tiempo dedicado al estudio, tus actividades fuera de la universidad… todo debe quedar reflejado Así podrás elegir una jornada y una duración determinada de tus prácticas profesionales.

Segundo paso: utiliza las herramientas adecuadas

Una vez que hayas planificado y tengas claras tus preferencias, es hora de pasar a la búsqueda de prácticas profesionales. Hay varias formas de encontrar prácticas universitarias, pero las más habituales son:

  1. El portal de empleo de tu universidad. Las empresas que publican ofertas aquí son revisadas por la institución, haciendo que encajen perfectamente con determinados perfiles académicos.
  2. Aplicaciones y webs de empleo. En el mercado existen numerosas apps para encontrar un primer empleo o prácticas. Muchas permiten personalizar el perfil hasta hacerlo único.
  3. LinkedIn. Es la herramienta más funcional que ofrecen las redes sociales para la búsqueda de empleo. No sólo te mostrará ofertas de empleo, sino que también te hará recomendaciones en base a tu perfil e intereses. Te recomendamos leer Cómo crear un buen perfil de LinkedIn sin tener experiencia.
  4. La propia página web de empresa. Las compañías tienen su propio portal de empleo. Tienes la ventaja de poder encontrar tus prácticas en una empresa que responda a tus intereses.

Tercer paso: aprende, aplica; aplica, aprende

¿Ya has encontrado tus prácticas profesionales? Septiembre es un mes perfecto para empezar nuestro camino profesional, porque lo hacemos a la vez que el académico. Integrar las lecciones que nos ofrecen en las aulas a nuestra metodología de trabajo es una técnica de sinergia muy habitual. Potenciarás tus resultados con menos esfuerzo, demostrando que lo que aprendemos de forma teórica tiene su aplicación práctica.

De la misma forma funciona en el sentido inverso. Vas a adquirir más y más conocimientos prácticos y técnicos que complementen a tus libros y apuntes. Dicen que uno no nace sabiendo, pero se hace más sabio cuanto más se implica en la práctica de algo.

Último paso: toma decisiones en base a tu futuro

Lo bueno de salir al mercado profesional es conocer, de primera mano, todas las posibilidades y funciones para nuestro empleo del futuro. Especializarse es algo cada vez más común, y muchas empresas buscan ciertos conocimientos específicos que, de no estar dentro del sistema, no podríamos distinguir. ¿Cuál es tu papel en esta fase de anticipación? Pensar en lo que más te gusta de tu trabajo o tu sector y perseguirlo.

Fuentes: Sanitas, El Mundo, URJC, ElPaís, medac

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a diseñar un planeta mejor. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.

Puede que esto también te interese...