Todas las empresas tienen empleados que sobresalen por encima de la media y que ayudan a sacar sus proyectos con éxito y de forma eficiente. Estas personas acostumbran a escalar en la estructura de la organización con mayor facilidad que el resto. Y es que el esfuerzo y el desempeño meritorio suelen dar sus frutos.

Aunque se pueda pensar que estos trabajadores poseen una serie de cualidades innatas que les permiten llegar donde otros no pueden, lo cierto es que comparten una serie de patrones que, si se observan con detenimiento y se ponen en práctica, pueden llevarte a alcanzar tus objetivos con mayor facilidad. En otras palabras, la excelencia es accesible a todo aquel que tiene el empeño y la aspiración necesarios para alcanzarla.

El actual modelo de empresa encamina su actitud a premiar a quienes apuestan por esa excelencia. En una encuesta realizada por el McKinsey Global Institute, uno de cada tres líderes aseveraba que el reto más importante al que se enfrentan es encontrar el mejor talento para las organizaciones en las que trabajan. La creciente importancia de esta cuestión ha llevado a que los requisitos sean cada vez más estrictos y los empleadores más exigentes. Las expectativas de talento continúan creciendo para el 72% de los responsables de Recursos Humanos según datos de Randstad, prácticamente el mismo porcentaje que sostiene que la estrategia de adquisición de talento se basa más en la creación de valor total para la empresa, que en el ahorro de costes. Porque las compañías que cuentan con los mejores empleados saben que estos son una inversión que da una rentabilidad que no puede medirse a través de la cuenta de resultados.

Cómo identificar a los trabajadores más talentosos

Aunque la experiencia técnica y profesional sea una de las cuestiones que parezcan más determinantes a la hora de definir a un empleado con altas capacidades, los trabajadores que realmente tienen más potencial son aquellos que cuentan con unas habilidades concretas que no están necesariamente vinculadas con los conocimientos que tienen de su trabajo. Según el estudio de McKinsey citado anteriormente, uno de los cuatro elementos más valorados por las empresas cuando tratan de localizar el mejor talento es contar con una cualidad distintiva, ser capaz de hacer algo que el resto no sabe hacer. La búsqueda de un valor que te diferencie del resto de profesionales de tu entorno puede resultar complicado, pero supone un activo importante si tu objetivo es destacar entre la multitud.

Por otra parte, suele suceder que los empleados que consiguen aquello que se proponen tienen tendencia a socializar con facilidad. El informe The future of jobs, realizado por el World Economic Forum, resalta que la cualidad de saber gestionar equipos y relacionarse con los compañeros es una de las habilidades más valoradas por las empresas para cubrir sus vacantes. Tener la capacidad de llevarse bien con el resto del equipo de trabajo y ser proclive a escuchar el feedback de sus colegas de profesión son algunos de los rasgos que caracterizan a los empleados más talentosos. Al fin y al cabo, ésta es la mejor manera de conseguir un mayor prestigio laboral y ampliar la red de influencia entre los colaboradores de la empresa, al tiempo que se brinda la posibilidad de desarrollar habilidades para persuadir a los interlocutores.

Otra cualidad que define a los trabajadores más destacados es su ambición y la motivación que les lleva a sacar su trabajo adelante. Es necesario practicar ciertas dosis de inconformismo para poder cultivar la fuerza de voluntad necesaria para conseguir los objetivos que uno se propone. La métrica indicada para evaluar esta capacidad es la disposición con la que cada persona asume las tareas que se le asignan, unida a un deseo creciente de obtener una mayor responsabilidad.

Los empleados que reúnen estas habilidades realizan mejor sus funciones, pero también sirven de ejemplo al resto de sus compañeros de equipo para alcanzar las metas que se proponen y sacar adelante proyectos con mayor efectividad. No en vano, la inclusión de un trabajador motivado en un departamento aumenta la eficiencia de sus compañeros entre un 5 y un 15%, según un estudio de la American Psychological Association.

Además, y aunque la motivación sea imprescindible para adquirir un desempeño sobresaliente, ésta debe ir acompañada de un espíritu de continua mejora. Las personas con mayor potencial en la empresa también se caracterizan por ser entusiastas en la formación continuada para su desempeño laboral, con el fin de poder evolucionar constantemente y dar lo mejor de sí mismos. Esta es una de las cualidades más demandadas por las organizaciones y una de las que comparte un mayor número de empleados, según un estudio de la consultora Capgemini.

En cualquier caso, profundizar en los rasgos que comparten los empleados extraordinarios y esforzarse por emularlos, puede ayudar a convertirte en un recurso imprescindible en cualquier compañía.

Fuentes: Randstad, McKinsey, World Economic Forum, American Psychological Association, Capgemini

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a diseñar un planeta mejor. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.