En el pasado, la estrategia era la clave de bóveda para alcanzar el éxito empresarial. En el ecosistema de un mercado tremendamente estable y con enormes rigideces, los hombres de negocios fiaban el devenir de sus organizaciones a un marco establecido, común y compartido con la competencia. La seguridad de unos buenos resultados reposaba, pues, sobre la base de una gestión excelente de los bienes de equipo y del capital humano. Y si las cosas iban mal, lo único que había que cambiar era el gestor. El marco no se tocaba.

En la actualidad, sin embargo, la complejidad y la inseguridad de unos mercados cada vez más globalizados convierten la planificación de una compañía, incluso con unos pocos meses de anticipación, en todo un reto. De manera que la clave del éxito para seguir contando con compañías que den beneficios ya no es la gestión pura y dura, sino la innovación, un proceso que ha de comenzar por la cúspide de la organización.

En su Libro Blanco: Convertirse en un líder que estimula la innovación, David Magellan y Jonathan Vehar, empresarios expertos en creatividad organizacional consideran que esa necesaria innovación “implica llevar a cabo algo novedoso que genera valor o beneficios cuantificables” y requiere “numerosos conocimientos que, por lo general, son los de un equipo”.

Es decir, no se puede esperar que la innovación organizacional sea para una empresa como la inspiración espontánea que anida y eclosiona en la cabeza de un pintor o un escultor. Por el contrario, exige que la organización cuente con una cultura que apruebe, a partir de las debilidades de la empresa, hallar las oportunidades que le permitan seguir siendo atractiva para sus clientes en un entorno de dura competencia.

Configurar esa cultura de innovación exige, por una parte, la dinámica de compartir el conocimiento en el seno de la compañía; por otra, el aprendizaje mutuo entre los miembros de la organización; y, en tercer lugar y tal vez lo más importante, contar con un liderazgo productivo altamente creativo.

Claves para el liderazgo de la innovación organizacional

El empresario norteamericano y prestigioso gurú en cuestiones de innovación Phil McKinney da una serie de claves para que el liderazgo se convierta en la clave del éxito de la innovación en el seno de la empresa. Entre ellas, se encuentran:

  1.  Una visión de futuro a largo plazo.
  2. Transmitir confianza a los empleados para que generen ideas.
  3. Ser capaz de salir de la zona de confort en momentos críticos que requieran creatividad.
  4. Establecer metas aspiracionales para los miembros del equipo.

Magellan y Vehar también esbozan su propio perfil del liderazgo para que la empresa funcione con la dinámica de la innovación organizacional. Lo sustentan en tres pilares esenciales:

  1. Herramientas y técnicas que permitan generar nuevas opciones e implementarlas en la organización, creando alineación y compromiso en todos los miembros de la organización.
  2. Un marco que permita a los líderes “utilizar sus conocimientos y habilidades para lograr sus objetivos”.
  3. Una mentalidad curiosa, “centrada en el cliente” y con “tolerancia con la ambigüedad”.

El papel del líder a la hora de implantar una cultura de innovación en la empresa pasa, en el ámbito de los Recursos Humanos, por lograr un cambio que permita, como explica Juan Carlos Casco, consultor experto en materia de emprendimiento y liderazgo, pasar de empleados con” tareas repetitivas”, a empleados “con espacio de libertad para tomar decisiones”.

Al fin y al cabo, el entorno laboral y el talento son dos de los pilares fundamentales para implantar una cultura de innovación. En este sentido, la dinámica tiene que contagiar a los profesionales una apertura a las nuevas ideas y la capacidad de asumir que experimentar es positivo. A ello, es conveniente añadir programas de capacitación y desarrollo para la innovación y formar equipos con conocimientos y capacidades diversas.

Aquellas empresas que no tengan en cuenta la importancia de la innovación como la clave del éxito, no solo productiva, sino organizacional, corren el riesgo de desaparecer.

Fuentes: Center for Creative Leadership, Forbes y Emprendedorex

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a diseñar un planeta mejor. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.