Enviar nuestro CV a una oferta ya no es la única manera de encontrar trabajo. Gracias a Internet y a las redes sociales, a veces es la oferta la que te busca a ti. Pero para que eso ocurra no vale solo con estar en la red: hay que estar el primero y estar bien. Vamos a enseñarte a hacerlo.

Se acabó lo del Curriculum Vitae en papel. Las empresas y los headhunters ahora tienen muchas formas de encontrar a los mejores profesionales en la red sin la necesidad del folio impreso. LinkedIn es una de las redes más importantes, pero ni mucho menos lo único que debes tener en cuenta si quieres que tus perfiles sociales estén preparados para procurarte nuevas oportunidades laborales.

Primer reto, vigilar tu reputación online

La reputación online alcanza a todas tus actividades en la red, ya sea tu blog, tus fotos de Instagram, los foros en los que participas o los comentarios que retuiteas, todo ello debería hablar de ti de una forma coherente con lo que cuentas en tu currículum.

Estos consejos pueden ayudarte:

Revisa cuentas o perfiles antiguos y ciérralos si ya nos los usas para no despistar a los buscadores.

Configura la privacidad de tus redes sociales como Instagram o Facebook.

– No te olvides de Twitter, sigue a usuarios de interés y crea listas para tener una comunidad valiosa con la que poder interactuar y compartir opiniones.

Segundo reto, no ser invisible en LinkedIn

Google está a un paso de lanzar su nueva plataforma para encontrar empleo, Hire, pero hasta que eso llegue, por ahora es LinkedIn la red profesional más popular del planeta con más de 433 millones de usuarios en todo el mundo y tiene sus propias reglas. ¿Cómo sobresalir entre la multitud? Te ayudamos:

  1. Eres lo que Google dice de ti: edita tu dirección de LinkedIn. ¿Cómo te va a encontrar Google si te llamas es.linkedin.com/in/ 64501654? La url debe llevar tu nombre, sin símbolos, sin acentos y, si es relativamente común, con los dos apellidos para que no te confunda con otro.
  2. La descripción de tu puesto es tu tarjeta de presentación en Google: piensa cómo quieres que te conozcan en solo 165 caracteres. Si tienes varias cosas que contar, usa keywords y sepáralas por símbolos que puedes copiar aquí.
  3. Keywords a discreción: riega tu perfil con ellas y que en la redacción tengan sentido. Inclúyelas en el título, en el extracto, en las descripciones de tus trabajos…
  4. Aprovecha los recursos y diferénciate: ¿sabías que en el extracto puedes añadir imágenes, vídeos o presentaciones? Si ya has preparado tu perfil para que lo “lea” Google, hazlo ahora para que lo lean las personas.
  5. ¿Tus contactos te validan las aptitudes correctas?: la sección de Validaciones y Aptitudes te ayudarán en el posicionamiento de tu perfil. Puedes incluir hasta 50. Elígelas bien y ordénalas arrastrando unas sobre otras.
  6. Que otros digan lo bueno que eres, pero con Keywords: las recomendaciones de LinkedIn son importantísimas pero si, antes de que tu compañero, cliente o jefe se animen a redactarlas les orientas con las keywords que prefieres que utilicen, estarás favoreciendo que tu perfil consiga un mejor posicionamiento.
  7. La cara, el espejo del alma (laboral): plantéate este escenario mental, tu foto eres tu YO y el visitante un Headhunter que te estrecha la mano saludándote. Ahora pon la foto con la que quieres recibrilo.

Fuente: Expansión, ABC, Ignacio Santiago, Esmeralda Díaz Aroca

 

En ACCIONA queremos contar con los mejores profesionales, con personas que quieran contribuir a construir un futuro más sostenible. Conoce las vacantes de ACCIONA disponibles en todo el mundo.