Big Data y RRHH, una relación que se consolida
En los últimos años la tecnología digital ha traído consigo la gestión sistemática de ingentes cantidades de datos para su análisis y posterior extracción de información. El conocido como Big Data se ha convertido en uno de los aliados más valiosos para las empresas. No sólo por las posibilidades que ofrece para su relación con los clientes y potenciales clientes, sino también por las ventajas de las que ya pueden disfrutar los departamentos de Recursos Humanos.

En este ámbito, el universo de utilidades del Big Data va mucho más allá de una eficiente ordenación automatizada de la información sobre los profesionales de una organización. Las soluciones basadas en Big Data son muy útiles, por ejemplo, en la labor de captación del talento: las empresas pueden llevar a cabo procesos de selección más analíticos y estratégicos para hallar a los candidatos más adecuados -tanto por su perfil profesional como personal-. Para ello, el Big Data no opera exclusivamente con el conocimiento sobre los aspirantes obtenidos a través de los currículums, sino que incorpora a sus análisis datos externos procedentes de internet y de las redes sociales. Y es que la denominada huella digital cada vez tiene mayor peso en las posibilidades de éxito de una candidatura.

Las tecnologías relacionadas con grandes volúmenes de datos también han traído consigo una mejora en las estrategias de retención de empleados. Según explica el reconocido consultor Alex Espenson, los responsables de Recursos Humanos que utilizan este tipo de herramientas pueden obtener una imagen muy precisa del perfil de los profesionales que deciden abandonar la empresa. Asimismo, se pueden establecer patrones sobre los empleados que buscan cambiar de organización. Y lo mismo puede hacerse con los que deciden permanecer en ella, de manera que es más factible establecer “un modelo para la retención de empleados”.

En este sentido, una de las conclusiones más destacadas del estudio “HR Digital Disruption” – en el que se preguntó a la cuarta parte de los gestores de Recursos Humanos de grandes y medianas empresas multinacionales de España- es la opinión mayoritariamente compartida (96%) de que el Big Data permitirá ser más predictivo que reactivo en relación con la fuga de talento. Ya hay empresas que cuentan, gracias a estos avances tecnológicos, con información muy valiosa sobre la motivación y el índice de satisfacción de sus profesionales.

A través del procesamiento de grandes conjuntos de datos, hay compañías que ya son capaces de gestionar planes de carrera de una manera más eficiente y de hacer análisis más certeros sobre la productividad de los empleados, lo cual puede ligarse con una gestión más eficiente de funciones como la de Compensación y Beneficios o Formación y Desarrollo.

La incorporación del Big Data en las estrategias de Recursos Humanos requiere varios pasos, tal y como apunta David Mihala, director de soluciones HCM de Oracle: por un lado, identificar, con el tiempo que sea necesario, qué tipo de datos serán útiles y eficaces para la gestión del capital humano, y definir una estrategia para integrarlos, limpiarlos y ordenarlos; por otro, utilizar una única interfaz de fácil acceso para todos los miembros del departamento; y, finalmente, apostar por la simplicidad y la eficiencia en los análisis.

Fuentes: Randstad, Business.com y Workday.